Cometer un delito vial

Cometer un delito vial

Las condenas por delito vial pueden llevar a ingreso en prisión, centro de reinserción u otras alternativas en función de las consecuencias que pueda tener dicho delito, al reincidencia y las circunstancias en las que se dieron.

Habitualmente las condenas por delitos viales no tienen lugar por haber cometido un gran delito sino por la acumulación de varios menores. Aquí se incluyen los que beben bajo efectos del alcohol, los que pierden el permiso y la reincidencia en ello. Lo habitual para aquellos delitos donde se ha producido fallecimientos y aquellos protagonizados por conductores reincidentes es el ingreso en prisión. El tiempo medio que pasan en prisión suele ser en torno a un año. Pudiéndose prolongar hasta los cuatro.

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias afirma que en 2018 se encontraban 1.239 personas en la cárcel debido a delitos contra la seguridad vial. A su vez, en 2017 se abrieron 96.000 diligencias en nuestro país de las que acabaron condenadas 82.000. De estas el 80% se realizaron por juicio rápido y el 90% de los casos hubo conformidad por parte del acusado.

Los principales delitos en 9 de cada 10 casos son el consumo de alcohol y drogas y la conducción sin permiso. Lo más habitual es la privación del derecho a conducir, multas y trabajos en beneficio a la comunidad.

El objetivo es que no se vuelva a cometer el mismo delito una vez que se haya cumplido lo impuesto.

 

El alcohol como enemigo al volante

El alcohol como enemigo al volante

Conducir bajo los efecctos del alchol sigue siendo el enemigo principal para la seguridad en carretera, siendo el principal factor en gran parte de los accidentes causados.

Los efectos que tiene el alcohol en nuestro cuerpo son desconocidos por algunos conductores. El alcohol hace que sintamos “depresión” no selectiva en el sistema nervioso central. de esta forma consigue el deterioro de la función psicomotora, la percepción sensorial y la modificación del comportamiento, entre otros.

En la relación de conductor bajo efectos del alcohol y la seguridad vial podemos hablar de tres tipos de efectos:

  1. Sobre la función y capacidad psicomotora. Produce un menor nivel de activación, esto hará que tardemos más en reaccionar ante una percepción. También deteriora la capacidad psicomotriz, altera el procesamiento de la información que recibimos, reduce la atención y la resistencia… Esto hace que la capacidad para conducir con seguridad sea menor y por tanto aumenta el riesgo de sufrir accidente. Destacando que es muy común el sueño.
  2. Visión. Hace que sea mucho más difícil seguir los objetos con la vista, además de tener mucho menos campo visual. También modifica la visión periférica y retrasa la recupación ante un deslumbramiento. Debemos de hablar de una menor capacidad para saber qué sonido estamos escuchando, traduciéndose en una menor seguridad al volante.
  3. Comportamiento. Hace una “sobrevaloración” del usuario, lo cual hace que se deterioren funciones cognitivas y psicofísicas. Hace que tenga una percepción subjetiva de mayor seguridad. Se ha dado múltiples casos en los que el alcohol ha modificado el comportamiento creando reaciones de agresividad o conducción temeraria, entre otras.

Existen múltiples evidencias científicas que afirman el hecho de aumento del riesgo de accidente ante la presencia de alcohol en el organismo. Para conocer la concentración de alcohol en sangre se realizan controles de alcoholemia que se basan en aprovecha la correlación de la eliminación del alcohol a través del aire espirado por los pulmones.

Según estudios, la probabilidad de morir en un accidente vial con una tasa entre 0.1 y 0.5 g/l es entre 1 y 3 veces mayor que la de un conductor sobrio. Pero aumenta en aquellos que tienen entre 0.5 y 0.8 g/l entre 2 a 10 veces. Es el mismo riesgo que conlleva conducir bajo los efectos de estupefacientes.

La mezcla de alcohol y drogas al volante hace que sea mucho más probable la implicación en un ccidente mortal.

Reacción

Cuando hablamos de función psicomotora nos estamos refiriendo a tres procesos:

  1. Por un lado, la recepción de información visual, auditiva…
  2. El procesado de esa información
  3. La realización de un acto o reacción motora.

El tiempo dedicado a la detención del vehículo es la suma del tiempo de reacción más el tiempo de frenad del propio vehículo.

Ley de Seguridad Vial y sus modificaciones en la sociedad

Ley de Seguridad Vial y sus modificaciones en la sociedad

Una vez que se aprobó en 1978 la Constitución Española también se hizo una modificación del Código de Circulación de 1934. Con ello se llegó en 1990 la aprobación de la Ley de Tráfico, Ciruclación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

De esta forma también se protegía la seguridad vial de los ciudadanos gracias a la aprobación del Reglamento de Circulación en 1992. Con él se introduce la obligatoriedad de la distancia lateral de seguridad para adelantar bicis en 1.5 metros, con el uso obligatorio del casco tanto en ciudad y carretera para ciclomototres y la instalación y el uso de los cinturones en los asientos traseros. Aparecía como límite de velocidad dentro de las ciudades los 50 km/h.

También se otorga más seguridad a nivel jurídico al obligar al titular del vehículo a dar los datos del usuario que lo conducía en caso de que se haya producido una infracción. Tras ello, la Ley de Seguridad Vial ha pasado por varias modificaciones en 2007, 2010 y 2014. A En ellas se ha sumado delitos como el exceso de velocidad, la conducción bajo efectos de alcohol y drogas o la conducción temeraria. También se ha separado la regulación Administrativa de la Penal en aquellos delitos que van contra la seguridad vial.

El deber de auxiliar

Cabe destacar que cuando se est testigo de un accidente no solo tienes el deber de auxuliar, el hecho de no hacerlo se considera un delito. El Código Penal en sus artículos 195 y 196 y el Reglamento General de Circulación en su artículo 129 determinan que en caso de hacer una omisión en el deber de auxilio se considera delito.

 

Información necesaria sobre neumáticos

Información necesaria sobre neumáticos

Mantener en las mejores condiciones nuestros neumáticos debe ser algo imprescindible. Suponen el nexo de unión entre el vehículo y el suelo, participando en gran medida en la seguridad de los ocupantes.

Se trata de un elemento que dependerá de la capacidad de adhesión del vehículo al suelo ante cualquier situación. Al ser la unión con la carretera tiene que ser seguro. Por ello cada vez más se incluyen tecnologías desarrolladas que permitan adaptarse a las circunstancias que se presenten. Aunque no ha cambiado en apariencia mucho a medida que se ha desarrollado, la evolución del mismo ha sido escalada. Ha ido mejorando propiedades con la introducción de compuestos que han permitido hacerlo mucho más adaptado acualquier escenario.

Permite la conducción a cualquier temperatura, haciendo que su dibujo permita evacuar el agua en días de lluvia y evitando resvalar cuando la temperatura es baja. Pero es muy recomendable revisar el estado de los neumático antes de emprender un viaje largo. Cada uno de ellos debe tener la presión que el fabricante estima oportuna, variando si el vehículo irá cargado. Si no se tiene una buena presión el coche podría desequilibrarse, desgastando aún más los neumáticos durante el trayecto.

Para comprobarse e inflarse deben de estar fríos. Así nos aseguraremos de que no sufren variaciones en lso valores. También es necesario observar que no haya deformaciones o rasguños en los mismo que puedan traducirse en pinchazos. El dibujo debe de tener un grosor mínimo de 1.6 mm. Aunque para más seguridad se aconseja cambiar los neumáticos cuando haya un mínimo de 2mm de profundidad.

¿Cuándo debo cambiarlos?

La vida del neumático está comprendida entre los 40.000 y los 50.000 km. En ello entra el tipo, su uso y cuidado. Así como también qué características tiene el propio vehículo. Hay veces en las que tienen compuestos mucho más duros y resistentes y otras en las que son más blandos.

Si no se mantiene en perfectas condiciones la vida del neumático descenderá considerablemente. Evita baches y golpes que puedan causar la desalineación de las ruedas y la existencia de una inadecuada presión. Habrá que tener cuidado con aquellos neumáticos “low cost”, porque suponen un menor agarre y durabilidad.

Un trayecto más seguro

Un trayecto más seguro

Siempre que realices algún viaje es consejable que realices con frecuencia paradas de descanso. También es importante hidratarse, teniendo especial interés en que los niños lo hagan. Prepare el viaje con antelación y evite que haya objetos sueltos por el vehículo para que no haya problemas. Nunca lleve a los niños sin sistema de retención infantil y evite distraerse.

El hecho de que un viaje sea seguro depende en gran medida de la persona que conduzca. El respeto a las normas, la forma de conducir y el estado del conductor influyen en gran medida en cómo se desarrollará el trayecto.

Algunos factores como la toma de medicamentos, el consumo de alcohol o el uso del teléfono móvil pueden tener graves consecuencias a la hora de conducir. En verano es aún mayor el riesgo de sufrir un accidente durante un desplazamiento a corta distancia o en carreteras secundarias. Ya en 2017 se determinó que la distracción era la principal causa en accidentes mortales. Con un 33%, se situaba por delante de la velocidad y el alcohol.

El uso del teléfono móvil y sus aplicaciones es bastante peligroso. El uso del WhatsAap durante la conducción aumenta el riesgo de sufrir un accidente en un 134% en aquellas perosnas que superan los 55 años.

Si bien, también cabe destacar que en algunos momento el teléfono nos da una mayor seguridad. Pero ello no descarta que una vez que estamos hablando por el móvil, según el Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la DGT, el conductor deja de percibir el 40% de las señales, bajando la velocidad media y elevanto más el ritmo cardíaco. Todo ello se traduce en la necesidad de una mayor cantidad de tiempo para reaccionar.

Algunos fabricantes de telefonía y han incorporado sistemas que una vez que arranca el coche gestiona las notificaciones con el fin de evitar distracciones. También existen aplicaciones gratuitas que funcionan de la misma manera.

Una vez que haya decidido cuál será su destino, es muy importante que consulte el recorrido que realizará. Así evitará sorpresas que pudieran orcurrir en el último momento. Mapas y páginas webs permiten hacer mucho más personalizada la ruta. Dentro de ella deberá de incluir las paradas a realizar en eatapas. Será importante sobre todo si viaja acompañado de menores.

Repase todo lo que debe llevar en el coche. Sobre todo aquellos objetos destinados a mantener su seguridad y la de los integrantes del vehículo. Se aconseja que esté siempre cómo, incluyendo la ropa y el calzado con el que se sienta agusto.

Antes de arrancar debes de asegurarte de que el asiento está regulado. Tiene que conducir con suficiente comodidad. También habrá que regular retrovisores en un terro llano.

Antes de ponerte en marcha asegúrate de que todos los componentes del vehículos llevan abrochado el cinturón de seguridad. En el caso de viajar con menores, estos deben de ir con el sistema de retención infantil. Las bicicletas siempre en el portabicicletas ya que en caso de llevarlas en el maletero y tener una colisión, puede golpear a los ocupantes con la fuerza de 500 kg.

Será importantísimo que esté al volante lo más descansado posible. No se ponga en carretera sin haber dormido como mínimo siete horas. También habrá que vigilar los síntomas propios de la fatiga. Si se siente así, pare y descanse. Debe de hacer paradas cada dos horas o cada 200 km para estirar las piernas.