Claves para circular seguro por autopistas y autovías

Claves para circular seguro por autopistas y autovías

Las autopistas y autovíasnos permiten trasladarnos de un lugar a otro con rapidez y seguridad. En España disponemos de más de 15.000 kilómetros de ellas. Pero aún así, solo son el 10% de toda la red nacional de carreteras, siendo las que soportan más de la mitad del tráfico en carretera.

En 2018 tuvieron lugar en este tipo de vías un tercio de los fallecidos y heridos de gravedad. Siendo 343 fallecidos y 1.012 heridos. Cabe destacar que ambas vías tienen características bastante similares. No solo en cuanto a construcción, sino también en normas o vehículos autorizados para la circulación.

En estas vías se encuentra el límite de velocidad permitido más alto, lo cual influye en la siniestralidad de las mismas. En caso de accidente, al ir a mayor velocidad, es más probable sufrir lesiones. Siendo uno de lso motivos por los que está prohibido circular con vehículos que no pueden soportar tales velocidades.

Es por ello que la distancia de seguridad es fundamental cuando circulamos por autopistas y autovías. El aumento de la velocidad media de circulación con respecto a la ciudad y otras vías interurbanas es funamental. Hay que ser prudente al circular a altas velocidades con el fin de evitar producir situaciones de riesgo.

Las salidas y entradas son dos maniobras para poder adecuar la velocidad y acceder a la vía sin crear ningún tipo de problema. En el caso de que se produzca una avería en una autopista o autovía, el conductor podrá “quitarse” de en medio loa ntes posible con el objetivo de no entorpecer a los otros vehículos.

 

El alcohol como enemigo al volante

El alcohol como enemigo al volante

Conducir bajo los efecctos del alchol sigue siendo el enemigo principal para la seguridad en carretera, siendo el principal factor en gran parte de los accidentes causados.

Los efectos que tiene el alcohol en nuestro cuerpo son desconocidos por algunos conductores. El alcohol hace que sintamos “depresión” no selectiva en el sistema nervioso central. de esta forma consigue el deterioro de la función psicomotora, la percepción sensorial y la modificación del comportamiento, entre otros.

En la relación de conductor bajo efectos del alcohol y la seguridad vial podemos hablar de tres tipos de efectos:

  1. Sobre la función y capacidad psicomotora. Produce un menor nivel de activación, esto hará que tardemos más en reaccionar ante una percepción. También deteriora la capacidad psicomotriz, altera el procesamiento de la información que recibimos, reduce la atención y la resistencia… Esto hace que la capacidad para conducir con seguridad sea menor y por tanto aumenta el riesgo de sufrir accidente. Destacando que es muy común el sueño.
  2. Visión. Hace que sea mucho más difícil seguir los objetos con la vista, además de tener mucho menos campo visual. También modifica la visión periférica y retrasa la recupación ante un deslumbramiento. Debemos de hablar de una menor capacidad para saber qué sonido estamos escuchando, traduciéndose en una menor seguridad al volante.
  3. Comportamiento. Hace una “sobrevaloración” del usuario, lo cual hace que se deterioren funciones cognitivas y psicofísicas. Hace que tenga una percepción subjetiva de mayor seguridad. Se ha dado múltiples casos en los que el alcohol ha modificado el comportamiento creando reaciones de agresividad o conducción temeraria, entre otras.

Existen múltiples evidencias científicas que afirman el hecho de aumento del riesgo de accidente ante la presencia de alcohol en el organismo. Para conocer la concentración de alcohol en sangre se realizan controles de alcoholemia que se basan en aprovecha la correlación de la eliminación del alcohol a través del aire espirado por los pulmones.

Según estudios, la probabilidad de morir en un accidente vial con una tasa entre 0.1 y 0.5 g/l es entre 1 y 3 veces mayor que la de un conductor sobrio. Pero aumenta en aquellos que tienen entre 0.5 y 0.8 g/l entre 2 a 10 veces. Es el mismo riesgo que conlleva conducir bajo los efectos de estupefacientes.

La mezcla de alcohol y drogas al volante hace que sea mucho más probable la implicación en un ccidente mortal.

Reacción

Cuando hablamos de función psicomotora nos estamos refiriendo a tres procesos:

  1. Por un lado, la recepción de información visual, auditiva…
  2. El procesado de esa información
  3. La realización de un acto o reacción motora.

El tiempo dedicado a la detención del vehículo es la suma del tiempo de reacción más el tiempo de frenad del propio vehículo.