¿Cambio automático en los coches?

¿Cambio automático en los coches?

Este sistema supone una gran evolución ya que dispone de diferentes tipos en función del funcionamiento de cada marca y modelo.

En España hasta ahora ha habido poca cercanía con respecto al cambio automático. Nuestro país sigue apostando por el manual en mayor medida con respecto a los demás europeos. Por ello, muchas marcas solo ponían este sistema en algunos de sus modelos.

Las innovaciones han conseguido que la marcha automática sea mucho más eficiente, generando un menor consumo  en algunos casos. Con el tiempo el número de modelos que los incorporan han ido aumentado, llegando incluso a aquellos que se consideran más básicos.

Su introducción da lugar a un mayor confort, sobre todo siendo mucho más cómodo en ciudad. También aumenta la seguridad al volante. Diversos estudios realizados por Alfa Romeo y Ford mostraron que el conductor está mucho más concentrado en la trayectoria por lo que responde de forma más efectiva.

También supone en la mayoría de casos un aumento en el precio del vehículo. Sin embargo la evolución de estas cajas ha hecho que se generen diferentes modelos. Cada coche necesita uno totalmente adaptado debido a su rapidez, precio y mantenimiento. Los principales tipos son:

  • Con convertidor de par. Para motores de alta cilindrada. Se caracteriza por su suavidad en los cambios y la utilización de medios electrónicos para que el usuario elija el modo de conducción. Puede tener hasta 9 velocidades.
  • De doble embrague. Vokswagen fue quien lo introdujo en sus coches, tanto en aquellos de bajo rendimiento como en otros con motores de gran potencia. Se caracteriza por la rapidez al cambiar de marchas.
  • De variador continuo (CVT). Suele costar igual que las de convertidor pero cambia por completo a la hora de funcionar. En ellas se integran dos poleas unidas por una correa que se encuentra en V. Las relaciones entre las marchas, debido a que su escalonamiento es artificial, son infinitas.
  • Manual robotizada o pilotada. Una mezcla entre manual y automático. Son las más asequibles. El cambio manual funciona con un embrague electrónico gestionado por una centralita.

Ventajas

  • Uso cómodo. Al no pisar el embrague para cambiar de marcha evita que tengamos que pensar en esta parte de la conducción.
  • Seguridad a volante. Este cambio pretende que se de una respuesta adecuada y necesaria a la hora de acelerar.
  • Más seguridad en aspectos mecánicos. Este sistema permite que se haga un menor desgaste en los elementos de transmisión y por tanto que la mecáncia del engranaje sea la adecuada en cada marcha.
  • Mejor conducción. Pueden centrarte en el volante y lo que hay delante de él.
  • Mayor eficiencia. Reducen el consumo de combustible y desconectan el motor cuando el vehículo se encuentra parado.

Inconvenientes

  • Sobreprecio. Estos sistemas hace que aumente entre los 600 y los 2000 el presupuesto del vehículo. En las versiones donde viene incorporado de serie ya se encuentra incluido en el precio.
  • Mayor gasto a la hora de mantenerlo. Como trabajan con altas temperaturas esto hace que el filtro del aceite se cambie entre los 60.000 y los 80.000 km. Siendo necesario hacer revisiones periódicas.
  • Mayor consumo. La mayoría de las cajas de tipo automático tienen un mayor consumo en función del tipo, llegando a ser hasta un 10% más.
  • Mejor realización de maniobras. Está en evolución este tipo de sistema que permite hacer maniobras de forma mucho más fácil.

 

 

Los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor

Los Sistemas Avanzados de Asistencia al Conductor

La introducción de la tecnología dentro del mundo del automóvil ha hecho que se incluyan en ellos todo tipo de maquinaria basada en sensores que “piensan” llegando a tener influencia en nuestra conducción. Los ADAS o sistemas avanzados de asistencia al conductor llevan unos años en vigencia. Entre ellos se encuentran algunos como la frenada automática en caso de emergencia, alertas de atropello en  peatones y ciclistas, llamada de atención con la salida del carril, mantener la seguridad y la distancia con respecto al resto de vehículos, el control del ángulo muertos…

Los especialistas del sector informan de que si instalásemos todos los ADAS en los vehículos se evitarían más de 50.000 accidentes al año. A ello también debemos de unir que en caso de producirse las consecuencias de los mismos serían mucho menores de lo habitual.

La llegada del coche autónomo

No queda mucho para que el conductor pierda parte del protagonismo dentro del automóvil para pasar a ser pasajero. Grandes marcas de automóviles y de servicios de Internet ya han comenzado a realizar prototipos de vehículos de conducción autónoma. Este hecho que parece del futuro es realmente algo que está ocurriendo actualmente.

Diferentes profesionales afirman que este avance podría suponer el fin al concepto de movilidad en las ciudades, cambiando por completo los atascos y la contaminación.

Con el objetivo de poder avanzar de forma positiva, en 2015 la Dirección General de Tráfico creó un marco normativo donde se refleja la realización de pruebas de conducción autónoma en vías en las que se circula. A ello debemos de unir que en 2017 este mismo organismo puso en marcha “DGT 3.0” con el objetivo de poder conseguir el reto de 0 víctimas en 2050.